Gaudí en Barcelona: detalles de los mosaicos

La ciudad de Barcelona, España está repleta de las diferentes obras de arte del inequívoco y popular arquitecto Antoni Gaudí. Barcelona es un destino muy conocido entre viajeros precisamente por esta mezcla de arte en un entorno moderno. Los lugares más populares entre los turistas y locales son: la Casa Bastlló, la Sagrada Familia, La Pedrera, Park Güell, Casa Milà, Casa-Museo Gaudí, Gaudí Exhibition Center, Colonia Güell, Casa Vicens de Gaudí y la Colonia Güell Combinat.

El edificio de la Casa Vicens se construyó entre 1883 y 1888. Fue un proyecto residencial muy creativo pensado y hecho para una familia opulenta que era propietaria de una fábrica de cerámica. La fachada contiene una variedad de decoraciones de cerámicas.

La Sagrada Familia es la obra más famosa de Gaudí, es una construcción de una iglesia inconclusa que empezó en 1892 y que se espera que esté terminada hasta el 2030. La fachada de la iglesia incorpora detalles religiosos en la arquitectura, donde la utilización de un mosaico incorpora color, luz y textura para crear un conjunto de mosaicos que adornan este impresionante monumento de mosaicos convirtiéndolo en una obra de arte única. Gaudí también incorporó su estilo a los vitrales de mosaico de la iglesia, dándole una sensación de paz sin dejar el arte a un lado. Los detalles de los mosaicos e Gaudí para la construcción de la Sagrada Familia consistieron en moldear las piezas prefabricadas en hormigón y luego cubiertas con un tipo de mosaico llamado trencadis que eran de cristal de Murano.  Este tipo de mosaicos permite una técnica muy práctica donde todas las piezas pueden utilizarse y que se convirtieron en la marca de Gaudí y formó parte de los símbolos de la identidad de Barcelona que aún está de moda.