Asistencia domiciliaria, una decisión para hacer la vida más llevadera

La mejor forma de prestar ayuda a los demás es hacer el intento de ponernos en sus zapatos. Imagina que has envejecido y ya no recuerdas las cosas más básicas y además la movilidad de tu cuerpo no es la misma por lo que las actividades más sencillas te son complicadas ¿Confiarías en la asistencia domiciliaria?

Lo que hay que tener en cuenta es que la asistencia domiciliaria son un conjunto de servicios que según tu solicitud te prestan ayuda en diferentes actividades. Para este caso en específico, la ayuda va dirigida al adulto mayor, a facilitarle cada día por unas horas o incluso con un acompañamiento las 24 horas independientemente del sitio en el que se encuentre.

En el presente te cuidas mucho, intentas comer sano, hacer algo de ejercicios durante la semana y dormir bien para reponer energías. De todos modos el cuerpo va demostrando su cansancio y una de las capacidades que debemos agradecer se mantenga intacta con el paso del tiempo es la lucidez. Muchos ancianos la pierden de forma gradual.

Mucho se ha dicho sobre el Alzheimer, que cuando es diagnosticado inmediatamente alerta a los familiares respecto a las posibles nuevas conductas del anciano, sobre las cuales es recomendable que no se quede sólo sobretodo en los grados más avanzados de la deficiencia, pues no sólo se trata de recordar la hora del medicamento.

En cuanto a la movilidad corporal más o menos, según el paciente, también es necesario que un especialista le ayude a recuperar algunas funciones. Es muy común ver que el anciano que se mantiene inactivo, ya sea sentado o acostado, pierde la fuerza y movimientos articulares. Por ello es fundamental que el especialista le motive para salir y moverse un poco.

En cuanto a la dieta del paciente, sin duda la cocina es una de las actividades que no podrá hacer sólo mientras el Alzheimer avanza, deberá hacerlo con un poco de supervisión o incluso dejar que el servicio de preparación de comidas prepare los alimentos que necesite.

Confía en la asistencia domiciliaria si es que observas que un adulto mayor cercano comienza a necesitar ayuda en su cotidianidad. Es probable que manifieste un poco de resistencia al principio pero el servicio le resultará tan útil que lo olvidará.

asistencias domiciliaria